Cerezas de Mendoza / Variedades  


 

La provincia de Mendoza posee 1.134 hectáreas en condiciones de producción de cerezas y se cosechan entre 6.000 y 7.000 toneladas por año. El 55% de esas cerezas se comercializa en fresco en los distintos mercados y el 45% se destina a la industria.

Las características geofísicas y climáticas de Mendoza son ideales para la producción de cerezas de alta calidad. Sus crudos inviernos y gélidas primaveras, le otorgan a las frutas la dosis de frío necesaria para que su maduración alcance el punto exacto. Sus exiguas lluvias permiten otorgar a los cerezos la cantidad de agua adecuada para la obtención de las mejores cerezas de esta región del mundo.

A eso se suma el empeño de los agricultores, quienes acompañan a la naturaleza con un estricto control de las condiciones de los cultivos, sobre todo en temperatura, laboreo de la tierra y riego, generando un producto que es reconocido en todo el mundo por sus características organolépticas, su consistencia (crunch), su color y su calibre.

 
  Variedades  

 

Numerosas son las variedades de cerezas que se producen en Mendoza. Todas con similares características de exquisito sabor, adecuados tamaños para las preferencias de los consumidores del mundo y óptima calidad.

 
  Su majestad Bing  


 

Considerada como la variedad insignia de la Argentina, en Mendoza, el 44% de la producción de cereza está constituido por Bing, lo que la transforma en la más difundida, aunque también presenta características diferenciales frente a las frutas de la misma variedad en otras regiones.

Entre sus principales virtudes se encuentran su piel de color rojo intenso y brillante, su pulpa crocante, firme y jugosa, aspectos que la hacen por demás atractiva y codiciada por el consumidor.

Es ideal para el consumo en fresco, de sabor predominantemente dulce y con una acidez agradable, tiene un buen comportamiento poscosecha.

En su tamaño predominan los calibres entre 24 a 26 mm. La cosecha se realiza a fines de noviembre y principios de diciembre dependiendo de la zona de cultivo, esto es óptimo para la exportación en contra estación al hemisferio Norte.

 
  La dulzura Rainier  


 

Esta es una de las últimas variedades introducidas al país, con muy buena adaptación a la zona y con un desarrollo importante, al punto tal que hoy constituye el 27% del panorama varietal de Mendoza. Su origen es EE.UU. y se trata de la más popular de las cerezas bicolores. Es roja, con fondo amarillo, muy dulce, jugosa y con un tamaño excepcional.

Su textura es delicada, con pulpa clara, firmeza intermedia y sabor armonioso y balanceado. En nuestras tierras, su piel dorada se cubre con hasta un 90% de rojo y alcanza hasta un 26% de azúcares. Se cosecha y empaca directamente en las plantas a partir del 15 de noviembre.

 
  Burlat (Bing temprana). El primer sabor


 

Esta variedad, de buen tamaño, piel de color rojo muy brillante y pulpa clara, ligeramente rojiza y carozo muy pequeño, posee un sabor balanceado, con firmeza mediana, un pedúnculo resistente y verde.

Se trata de una fruta sumamente temprana, que da inicio a la temporada frutícola, ya que se cosecha a partir del 20 de octubre, principalmente en la zona norte de la provincia, permitiendo así llegar con la primicia a los mercados del mundo.

 
  Van


 

Cerca de un 7% de las cerezas mendocinas está conformado por la variedad Van, una fruta de buen tamaño, con una pulpa firme de dureza característica, que la muestra consistente al probarla. Con forma redondeada o acorazonada y de hueso pequeño, se presenta como una variedad muy productiva.



 
  Lapins


 

Es una fruta con forma acorazonada y un color rojo oscuro intenso. Posee buena firmeza. Su principal destino es el consumo en fresco. Mendoza posee un 5% de sus cultivos implantados con cerezos de esta variedad.







 
  Napolitana


 

Es una variedad muy antigua. Según los viejos productores, a principios del siglo XX, ya había cultivos de Napolitana en Las Heras, en el norte de Mendoza. Se adapta bien a la zona y su uso fundamentalmente es para industria. Tiene un alto contenido de azúcar, que denota su dulzura al saborearla, hecho que permite que también sea consumida en fresco. Posee una buena coloración rojiza en su estado de madurez. Un 3% de los cerezos mendocinos pertenecen a esta variedad de frutas.


 
  Newstar


 

Las frutas de esta variedad poseen un buen calibre, una forma que emula a un corazón, con una pulpa rosada. Se cultiva en el 3% de los terrenos cereceros de Mendoza.







 
  Otras variedades  

 

Mendoza también cuenta con otras variedades de cereza, que se destacan igualmente por su calidad y por el cuidadoso trabajo de los agricultores para su producción. Se pueden encontrar:

 
  Kordia  

 
 

Variedad de gran calibre, de color rojo oscuro, pulpa rosada y muy buena firmeza, ideal para exportación.

 
  Sumburst  

 
 

Con gran calibre, forma redonda y pulpa de excelente sabor y gran firmeza.

 
  Celeste  

 
 

Fruto similar a la Van con hombros prominentes, muy dulce, color rojo caoba y muy buena consistencia.

 
  Sweet Hearth  

 
 

Posee un color rojo oscuro brillante, formato redondo, buena firmeza y sabor dulce.

 









Copyright (c) 2005 - 2009 - MendozaCherries Comision - Todos los derechos reservados
Diseño:  Francisco Alfaro   Fotos: Carlos Calice